• VTEM Image Show
  • VTEM Image Show
  • VTEM Image Show
  • VTEM Image Show
  • VTEM Image Show
  • VTEM Image Show
  • VTEM Image Show

Documento dos plebiscito

PREPARÉMONOS PARA EL PLEBISCITO

 

Por: Adolfo León Oliveros Tascón

El Gobierno Nacional ha convocado a la ciudadanía para que se pronuncie sobre el acuerdo del fin del conflicto con la guerrilla de la FARC, para el domingo 2 de octubre de 2016, día en que los colombianos debemos responder la siguiente pregunta:

¿Apoya usted el acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera?".

Es apenas obvio que para actuar responsablemente con nosotros mismos y con las nuevas generaciones debemos leer desprevenidamente cada uno de los puntos acordados y tratar de entenderlos y de esta manera evitar ser manipulados en un sentido u otro.

Como quiera que el documento final que contiene los acuerdos consta de 297 páginas es comprensible que muchas personas no van a tener el tiempo o la paciencia para realizar tan extensa lectura, que sería lo ideal, pero siendo realistas tenemos que aceptar tal situación. En este sentido es de resaltar el esfuerzo que están realizando muchas instituciones y personas para llevar el conocimiento de los acuerdos a todos los rincones y escenarios de la patria, en especial la Universidad del Norte quien encomendó a prestigiosos y reconocidos tratadistas, la elaboración de una cartilla didáctica donde explican con palabras sencillas cada uno de los seis puntos pactados en la Habana -Cuba.

Es una campaña muy corta, con escaso tiempo para hacer pedagogía de fondo, circunstancia que aprovechan los enemigos de la paz para confundir a los electores, con frases efectistas que infunden miedo, tal como sucedió en Inglaterra con el BREXIT o la salida de la comunidad europea. Hoy los jóvenes ingleses reclaman a los viejos por haber votado sin pensar en ellos.

Motivos para decir SI en el plebiscito

  1. Al leer los textos acordados encontramos que las reformas que se plantean allí son deudas de muchos años que tiene el Estado con la gente más pobre de este país y con las regiones tradicionalmente olvidadas. Por ejemplo, en el Choco existen poblaciones sin energía, acueducto, vías de comunicación, alcantarillado.
  2. Igualmente, el estado tiene una deuda con todos los desplazados de nuestro País (Siete millones novecientas mil personas) a quienes hay que restituirles las tierras, apoyarlos en el regreso a las parcelas, dotarlos de servicios públicos, etc.
  3. La sustitución de cultivos ilícitos y el control de la minería ilegal, no solo va a proteger el medio ambiente para todos, sino que servirá para mejorar la seguridad en el campo y en las ciudades. Atacando estos flagelos, se disminuirá el micro tráfico que es la gasolina que permite la existencia de bandas crimínales.
  4. El solo hecho de evitar, con el desarme de la FARC EP, que se presenten más muertos y heridos de personas provenientes de los sectores populares y campesinos, como son los policías, soldados y los mismos insurgentes, se justifica apoyar el acuerdo del fin del conflicto que el Gobierno Nacional suscribió con los representantes de la organización subversiva, después de cuatro años de estudio rigurosos de las propuestas.

Lo estipulado en el Acuerdo no es un capricho ni una decisión ligera del Presidente de la República, por el contrario, Es el resultado de la intervención de múltiples personas naturales y jurídicas, entre ellas las víctimas de la guerra, la fuerza pública, representantes de organismos internacionales como la ONU, la OEA, la Comunidad Europea, hoy todos respaldan plenamente lo acordado para acabar el conflicto armado. El Presidente Barack Obama ha dicho en reiteradas ocasiones, que es lo mejor que le puede suceder al pueblo de Colombia, opinión que comparte la señora Hillary Clinton, quien consideró que la culminación de las negociaciones entre el Gobierno colombiano y las Farc "va a ser un gran paso hacia delante" para el país andino.

A continuación, los puntos acordados que se someten a la decisión de la ciudadanía

Primera. - Hacia un nuevo campo colombiano. Reforma Rural Integral (RRI)

 

El Gobierno tiene la convicción de que si queremos reversar los efectos del conflicto en el territorio y también impedir que el conflicto se repita, tenemos que cambiar de manera radical las condiciones en las zonas rurales de Colombia mediante una gran transformación del campo. Esto, a través de la llamada 'Reforma Rural Integral' que cierre las brechas entre el campo y la ciudad.

Esa reforma tiene fundamentalmente cuatro pilares:

El primero es dar un gran salto cuantitativo y cualitativo en el acceso y el uso de la tierra. Eso significa distribuir tierra a los campesinos sin tierra o con tierra insuficiente mediante un gran Fondo de Tierras que les permita vivir en condiciones de dignidad.

  • Un segundo pilar es el establecimiento de programas especiales de desarrollo con enfoque territorial (PDET) en los territorios más necesitados, que coordinen unas grandes intervenciones del Estado para que las instituciones trabajen de la mano de las comunidades y se logre estabilizar esas regiones. Se trata de reconstruir las regiones más afectadas con verdaderos planes de choque y facilitar la reconciliación.

Un tercer pilar son planes nacionales en todo el mundo rural que deberán lograr en una etapa de construcción de paz una reducción radical de la pobreza y en especial de la pobreza extrema.

El cuarto y último pilar es la seguridad alimentaria y nutricional: todo el esfuerzo de transformación del campo tiene que llevar a una mayor producción de alimentos y a una mejor nutrición, en especial de los más pobres.

Segunda. Participación Política. Apertura democrática para construir la paz

La primera es que para consolidar la paz, luego de la terminación del conflicto, es necesario una nueva apertura democrática que promueva la inclusión política y permita que surjan nuevas voces y nuevos proyectos políticos para enriquecer el debate, con todas las garantías de transparencia y de equidad en las reglas del juego.

Para consolidar la paz, luego de la terminación del conflicto, es necesario una nueva apertura democrática que promueva la inclusión política y permita que surjan nuevas voces y nuevos proyectos políticos para enriquecer el debate, con todas las garantías de transparencia y de equidad en las reglas del juego.

Hay que facilitar la creación de nuevos partidos políticos -sin poner en riesgo los avances en la consolidación del sistema de partidos- desligando la superación del umbral electoral de la obtención de la personería jurídica y estableciendo unas condiciones especiales para que durante un periodo de transición las nuevas fuerzas que aparezcan cuenten con suficientes apoyos por parte del Estado.

Para promover el pluralismo y la inclusión política en un periodo de transición, también se acordó la creación de 16 Circunscripciones Transitorias Especiales de Paz en las regiones más golpeadas por el conflicto de manera que sus habitantes puedan elegir, durante la fase de transición y de manera temporal, Representantes a la Cámara adicionales bajo unas reglas especiales.

La paz no se hace en La Habana. La paz la construye la gente en los territorios y para eso hay que fortalecer los mecanismos de participación para asegurar la efectividad de esa participación en la formulación de políticas y en la implementación de los acuerdos.

Una mayor participación, tanto de los electores como de nuevos partidos, exige el fortalecimiento de la transparencia y la equidad en las reglas de juego. Por esa razón, se acordaron toda una serie de medidas específicas para fortalecer la transparencia del sistema electoral, así como la revisión integral del régimen y la organización electoral para dar esas garantías y poner a Colombia a la vanguardia del continente, sobre la base de las mejores prácticas internacionales.

La idea fundamental del fin del conflicto- es que la condición básica para consolidar la paz, por medio del ejercicio de la democracia, es que se rompa para siempre el vínculo entre política y armas.

Tercero. Fin del Conflicto

Se logró el silencio definitivo de los fusiles. La ONU, a través de un proceso técnico, trazable y verificable, recibirá la totalidad de las armas de las Farc y le garantizará al pueblo colombiano su dejación completa e irreversible.

La Organización de Naciones Unidas, reconocida mundialmente por su experiencia en este tipo de procesos, será la responsable de recibir la totalidad del armamento por parte de las Farc. Este gran esfuerzo, aprobado unánimemente por el Consejo de Seguridad de dicha organización, busca garantizarles a los colombianos que nunca más armas y política estarán juntas.

  • El componente internacional (CI-MM&V) en cabeza de la ONU, recibirá en los primeros 60 días el armamento hechizo y los explosivos y rendirá cuentas públicas.
  • Las Farc tendrán 180 días para que la ONU reciba, por fases, la totalidad de su armamento.
  • A más tardar a los 150 días todas las armas de las Farc, incluidas las individuales, deberán estar almacenadas en contenedores bajo control de Naciones Unidas.
  • las Farc se ubicarán de manera temporal y transitoria en 22 “zonas veredales transitorias de normalización” y 6 pequeños puntos transitorios de normalización.
  • Estos lugares de ubicación fueron diseñados para hacer el tránsito de los guerrilleros a la legalidad y la dejación de las armas. Se conformarán al finalizar el proceso de conversaciones. En ellos, las FARC adelantarán la dejación de las armas y preparan su proceso de reintegración.

 

Cuarta. Solución al Problema de las Drogas Ilícitas

 

Ambos, Gobierno Nacional y Farc, manifestaron “su firme compromiso con la solución definitiva al problema de las drogas ilícitas”.

El Gobierno Nacional asumió el compromiso de “poner en marcha las políticas y programas de este punto, de intensificar y enfrentar de manera decidida la lucha contra la corrupción en las instituciones causada por el problema de las drogas ilícitas, y de liderar un proceso nacional eficaz para romper de manera definitiva cualquier tipo de relación de este flagelo con los diferentes ámbitos de la vida pública”.

Por su parte, las Farc se comprometieron a “contribuir de manera efectiva, con la mayor determinación y de diferentes formas y mediante acciones prácticas con la solución definitiva al problema de las drogas ilícitas, y en un escenario de fin del conflicto, de poner fin a cualquier relación, que en función de la rebelión, se hubiese presentado con este fenómeno”. Esta es una garantía de enorme importancia para la sociedad y un paso concreto de las Farc hacia la paz.

Esta solución a la que se comprometen las partes tiene tres pilares:

Pilar 1

El primer pilar es la solución al problema de los cultivos de uso ilícito, que busca transformar las condiciones de los territorios que han sido afectados por la presencia de estos cultivos y a generar las condiciones de bienestar para las comunidades que allí habitan y, sobre todo, que quienes los cultivan transiten hacia una economía legal.  No se trata simplemente de “erradicar las matas de coca”.

 

Pilar 2

El segundo pilar es abordar el problema del consumo de drogas ilícitas con un enfoque de salud pública.

Dentro de la nueva visión, hay que separar el tratamiento del consumo de la persecución del crimen organizada y desarrollar más bien una política nacional frente al consumo de drogas.

 

Pilar 3

El tercer pilar es combatir el narcotráfico. Pocos problemas le han causado tanto daño y tanto dolor al país como el narcotráfico.

Para ello, el Gobierno concentrará todos sus esfuerzos en combatir el crimen organizado asociado a este fenómeno especial sus manifestaciones territoriales, uno de los grandes retos en materia de seguridad que deberá enfrentar el Estado una vez se ponga fin al conflicto armado, para garantizar las condiciones de seguridad en los territorios para garantizar la implementación de los Acuerdos de La Habana.

Quinta. Víctimas: Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No repetición

 

El conflicto armado en Colombia, de más de cinco décadas, ha ocasionado un daño y un sufrimiento a la población sin igual en la historia. En reconocimiento de esta tragedia nacional se acordó que el resarcimiento de las víctimas debería estar en el centro de cualquier acuerdo y que la agenda para la terminación del conflicto debería incluir un punto sobre las víctimas.

Se acordó la creación de un Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, con el fin de lograr la mayor satisfacción posible de los derechos de las víctimas, asegurar la rendición de cuentas por lo ocurrido, garantizar la seguridad jurídica de quienes participen en él y contribuir a garantizar la convivencia, la reconciliación y la no repetición del conflicto y así asegurar la transición del conflicto armado a la paz.

 

1. Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición:

Es un mecanismo imparcial e independiente, de carácter transitorio y extra-judicial, y con enfoque territorial, que buscará contribuir a la satisfacción del derecho de las víctimas y de la sociedad en su conjunto a la verdad.

 

2. Unidad para la Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas

Es una Unidad especial de alto nivel de carácter humanitario y extrajudicial que busca establecer lo acaecido a las personas dadas por desaparecidas en el contexto y en razón del conflicto armado y de esa manera contribuir a satisfacer los derechos de las víctimas a la verdad y la reparación integral.

 

3. Jurisdicción Especial para la Paz

Es el componente de justicia del Sistema Integral. Se trata de una jurisdicción que busca, ante todo, la satisfacción de los derechos de las víctimas, en particular el derecho a la justicia, pero también contribuir a garantizar sus derechos a la verdad, la reparación y la no repetición, así como contribuir a la consolidación de la paz.

Es la primera vez que un gobierno y un grupo armado ilegal crean en un acuerdo de paz un sistema de rendición de cuentas ante un Tribunal nacional para investigar, juzgar y sancionar las conductas cometidas en el contexto y en razón del conflicto armado, en particular los delitos más graves y representativos.

 

A la terminación de las hostilidades, de acuerdo con el Derecho Internacional Humanitario y con el derecho constitucional colombiano, se otorgarán amnistías o indultos por delitos políticos y conexos.

En todo caso no serán objeto de amnistía ni indulto (ni de beneficios equivalentes) los delitos de lesa humanidad, el genocidio, los graves crímenes de guerra, la toma de rehenes u otra privación grave de la libertad como por ejemplo el secuestro de civiles, la tortura, las ejecuciones extrajudiciales, la desaparición forzada, el acceso carnal violento y otras formas de violencia sexual, el desplazamiento forzado, además del reclutamiento de menores conforme a lo establecido en el Estatuto de Roma.

 

4. Medidas de reparación integral para la construcción de la paz:

El fin del conflicto representa una oportunidad única para fortalecer el Programa de reparación integral de víctimas que viene implementando el Estado.

El acuerdo contempla ocho medidas:

  • Actos tempranos de reconocimiento de responsabilidad colectiva
  • Acciones concretas de contribución a la reparación por parte de quienes han causado daños
  • Fortalecimiento de los procesos de reparación colectiva y articulación con los programas de desarrollo
  • Ampliación y fortalecimiento de las estrategias de estrategias de rehabilitación psico-social a nivel individual y comunitario
  • Implementación de procesos colectivos de retornos de personas en situación de desplazamiento y fortalecimiento de la reparación de víctimas en el exterior
  • Fortalecimiento de los procesos de restitución de tierras
  • Adecuación y fortalecimiento participativo de la Política de atención y reparación integral a víctimas
  • Compromiso de las Farc de contribuir a la reparación integral, incluyendo reparación material

5. Garantías de No Repetición:

Las garantías de no repetición de las violaciones y del conflicto mismo serán resultado de la implementación de:

  • Los diferentes mecanismos y medidas del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición
  • Las medidas que se acordarán en el Punto 3 de la Agenda del Acuerdo General “Fin del Conflicto”, que buscan garantizar la terminación definitiva del conflicto armado.

 

 

Nuestras Visitas
Horarios de Atención

Lunes a Viernes:

De 8:00 am a 5:30 pm Jornada Continua

Sábados: 8:30 am A 12:30 pm

Nuestra Ubicación


Dirección: Calle 7 No. 8 - 37 B/ San Pedro

Telefonos: (572)8881916 - (572)8881935 -

(572)8881940


Galeria de Fotos

Click en las Imagenes Para Ampliar