atentado contra la paz

DESDE MI TRINCHERA

POR. ADOLFO LEON OLIVEROS TASCON

ATENTADO CONTRA LA PAZ

El País entero se conmociono con el atentado realizado por “fuerzas oscuras”, como lo denominó el Presidente de la República, contra el ex ministro Fernando Londoño Hoyos, hechos sucedidos el pasado 15 de mayo, en que murieron cinco personas y quedaron heridas cuarenta , además de múltiples daños materiales en vehículos y edificios. Lo más grave del acto terrorista es su coincidencia en el tiempo con la hora en que se adelantaba el sexto debate en el Congreso de la República del llamado Marco Legal para la Paz, que implica modificaciones en varios artículos de la Constitución Nacional.

El proyecto tal como está diseñado plantea una justicia transicional de manera temporal y excepcional, indicando que el objetivo es facilitar la terminación del conflicto armado, dotando al legislativo de herramientas judiciales para investigar y sancionar, pudiéndose diferenciar a las personas que hayan participado en las hostilidades. Se pueden seleccionar y priorizar casos para incluirlos en la justicia transicional. El Congreso puede, a iniciativa del Gobierno, fijar criterios de selección y se autoriza para que el Estado renuncie a la persecución de la acción penal.

En estos casos, se aplicarán mecanismos no judiciales de esclarecimiento y reparación administrativa, de “investigación y sanción mediante mecanismos no judiciales”. Se permite que las personas condenadas por delitos graves puedan acceder al Congreso o a ser designados servidores públicos.

La principal crítica que ha recibido el proyecto de justicia transicional es que los delitos de lesa humanidad van a quedar impunes, contraviniendo los lineamientos de la Corte Penal Internacional y de la Corte Interamericana, otras observaciones tienen que ver con la conveniencia de estatuir una serie de gabelas a los alzados en armas (guerrilla, paramilitares), sin que exista un proceso de paz andando, que coloquialmente describen como “ensillar sin tener las bestias”.

Las voces que más han trinado contra el proyecto de justicia transicional provienen de personas vinculadas con el Gobierno anterior, encabezadas por el mismo Doctor Álvaro Uribe Vélez, que ejerciendo su legítimo derecho de opinión, han manifestado el “peligro” que para la institucionalidad representa la reforma constitucional. A pesar de no compartir los argumentos de los enemigos de la innovación propuesta por el actual gobierno, es evidente que debe garantizarse la libertad de expresión para simpatizantes y opuestos del acto legislativo, so pena de poner en riesgo la paz de todos los colombianos. Es que la fatal coincidencia del atentado contra el ex ministro Londoño y la discusión de la reforma constitucional, nos pone a pensar sobre sus autores o responsables, razón suficiente para que Gobierno Nacional se esmere al máximo para esclarecer los hechos. Hace bien el señor Presidente de la Republica en no apresurarse a señalar autores, pues bien sabemos por la experiencia del inmolado líder Luis Carlos Galán y en el caso de Álvaro Gómez Hurtado, que casarse con una sola hipótesis puede dar al traste con la verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.