realitys ridiculos

DESDE MI TRINCHERA

POR: ADOLFO LEON OLIVEROS TASCON

REALITYS RIDICULOS

El pasado lunes 7 de mayo de 2012, los televidentes Colombianos contemplaron el triste espectáculo ofrecido en el reality de RCN “ Colombia tiene talento”, en el que la señora Marisol Sandoval recriminó a la señora Alejandra Azcarate, por su actitud frente al espectáculo que estaba ofreciendo, invitándola a que subiera a la tarima y demostrará sus destrezas o habilidades para poderla criticar en la forma en que lo hizo. Lo primero que tenemos que analizar es quienes son los jurados y que capacidades tienen, Manolo Cardona se caracteriza por ser actor de novelas, Alejandra Azcarate, por sus presentaciones cómicas y Paola Turbay, se le recuerda por sus actuaciones en los reinados de belleza.

Será que estos personajes pueden ser críticos idóneos de presentaciones de bailes típicos, de espectáculos circenses o de canto, etc.? Obviamente no encuentro muchos argumentos que nos permitan concluir positivamente el interrogante. Si ello es así, con qué autoridad estos personajes se permiten ridiculizar en público a los participantes del programa?. En muchas ocasiones los televidentes ven a los señores jueces del espectáculo haciendo gestos de desaprobación en pleno show lo que obviamente capta el artista  y lo desequilibra, igual que las frases desobligantes que utilizan. En otro canal, ni se diga, Amparo Grisales, protagonista de novelas, utiliza un sarcasmo que raya en el insulto, cuando los imitadores incurren en errores propios de su inexperiencia y lo peor es que pelea en público, con gestos y palabras insultantes  con Jairo Martínez, que si conoce a fondo el tema de los cantantes, tal como lo ha demostrado.

El segundo punto que debe analizarse es sobre la regulación que el Estado contempla para el manejo de estos programas, que al parecer no existen, lo que permite que los canales de televisión (CARACOL, RCN), importen programas sin ningún control, creando expectativas en la población que se creen la reencarnación de los artistas que dicen representar, sueñan con la fama y con el jugoso premio que ofrecen,  encontrando que parte del espectáculo para captar audiencia, es prestarse al ridículo ante toda un pueblo ávido de presenciar cosas “nada comunes”.

Seguramente Marisol Sandoval soñó con el reconocimiento social que implica verse en televisión ante sus familiares, vecinos, amigos, como la gran estrella que podía superar su situación, seguramente de pobreza, fantasía que se aterrizó de la peor forma: Con burlas y bromas de mal gusto, precisamente por uno de los que tras bambalinas, le impulsaban a continuar con sus tarea. Es claro que siempre existirá la obligación de respetar la personalidad y el ego de todo el que se someta a una prueba de habilidades y conocimientos y más todavía, cuando quien juzga ostenta un poder descomunal frente al enjuiciado. Situación que se vislumbra cuando los otros dos jurados (manolo Cardona y Paola Turbay), se solidarizan, sin analizar el caso, con su colega Alejandra Azcarate.

Es triste que esto suceda en nuestra patria y lo peor, que no exista una autoridad en Colombia que se atreva a meter en cintura a los grandes canales de la televisión Colombiana y recordarles, como decía Mockus, que no todo vale.    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.